SOBRE LA FELICIDAD

Pensé que la felicidad vendría cuando cumpliera 18 años y entonces podría hacer lo que quisiera. Trabajaría o estudiaría y ya no me sentiría inferior. Pero llegó ese día y con él, mayores responsabilidades y problemas.

Pensé que sería feliz si encontraba un buen trabajo que aportaría a mi vida bienestar y libertad económica para comprarme caprichos y una casa para vivir. Lo tuve,me acostumbré y me aburrí.
Pensé que el amor y luego los hijos me la darían. Me case con quien yo quise, tuve hijos que me la dieron a cambio de mi libertad. Pero los hijos crecieron, me devolvieron la libertad a cambio de mi paz, me divorcie y seguí buscando la felicidad.
Entonces busque nuevas amistades que llenarían mi ocio. Las encontré, reñimos y comprobé que los amigos casi nunca son para siempre.
Pasaron muchos años en los que enfermé de depresión y otros males.Conocí la soledad de los ancianos y al final me di cuenta de que la felicidad si existe, no se nota. Que si está, no la ves hasta que la pierdes. Que la vida es absurda y que muchas veces cuando entiendes su sentido ya es muy tarde. Que hay que valorar lo que se tiene en cada momento y que la alegría de vivir, si se tiene, trae consigo la felicidad, ya sea en una calle pidiendo limosna o en un palacio rodeado de riquezas. Y comprendí que yo había sido feliz casi todo ese tiempo, por tener esa alegría y que tenía que dar gracias a Dios por ese don.

ESTO ES UN INFIERNO!

El infierno en la Tierra está en menos sitios de los que creemos. No se encuentra en un trabajo odioso, ni en una familia desestructurada, ni siquiera en una enfermedad física grave. Está en algunos lugares de Africa, está en las guerras, está en la enfermedad de los que saben que van a morir pronto, también está en la locura mala, esa que en vez de hacerte más tontamente feliz, te desquicia. Otro tipo de tortura es el aburrimiento extremo o una soledad impuesta acompañada de muchos kilos de decepciòn maternal o paternal, por eso el infierno está, casi siempre, en las residencias de ancianos.
Y digo casi siempre porque hay algunos ancianos que son felices allí. O al menos están conformes y resignados con ese tipo de vida. Suelen ser los que han ido por propia voluntad. En mi opinión, salvo excepciones, la única manera en la que se tendria que ir allí. Una de esas excepciones son los que viven una bendita e inconsciente vida vegetativa causada por el Alzeimer de último grado o algún tipo de demencia senil pacífica y silenciosa, o bien los que necesitan contínuos controles médicos. En estos casos sí soy partidaria de que haya lugares donde se les cuide como deben puesto que las personas tan dependientes causan graves problemas familiares y ellos van a notar poco la diferencia.
Creedme, sé de lo que hablo. He tenido que vivir estas experiencias. Primero he cuidado a un familiar, luego le he visitado y actualmente trabajo ayudando a cuidar a una señora con Alzeimer.
Pero en lo que me quiero centrar es en las residencias. Quiero que reflexionemos y que nos pongamos en el lugar del anciano. Realmente merece una persona los últimos años de su vida estar en la cárcel?. Pues eso es la residencia para muchos de ellos. Un lugar de soledad, de sacarte poco a que te de el aire. Un sitio donde estás bien seguro que vas a cumplir cadena perpetua. Y luego está el ambiente….
El ambiente de una residencia es para morirse. Pero para morirse de asco. Y nadie que visite un centro de estos puede decir lo contrario. Yo antes pensaba que estarían bien, que eran un mal necesario y todo eso. Entonces me tocó visitar a familiares allí. SE puede decir de todo, hasta que algunas son buenas, pero muy, muy pocos, dirán que es un sitio tranquilo y alegre. Dios mio, la mayoría son el infierno. Y ya no por el personal, la organización o los edificios. Sobre todo por la tristeza. Si la vejez es triste por la enfermedad, por la soledad, imaginaros docenas de personas que vivan en comunidad en estas condiciones. El ambiente es deprimente y cuanto más lo respiran más deprimidos se ponen. Lo que ya es para salir de allí huyendo es cuando ves a los que les falla la cabeza. Ahí hay una música de fondo dantesca. La de los locos, la de las locas. Gente que se pasa el día llamando a gritos, pidiendo a gritos, llorando a gritos. Y luego esas almas que vagan por los pasillos reclamando tu atención, ancianos y no ancianos retrasados cuyos padres ya han muerto y no tenían otro sitio donde ir porque la sociedad no ha pensado en ellos.
Bueno, pues si a esto añadimos una serie de jodiendas como que por lo menos la mitad no tiene las visitas que deberían tener, que muchos no oyen bien,otros no andan, otros tienen dolores, que no tienen facultades para hacer cosas con lo cual el aburrimiento campa a sus anchas con su inseparable dosis de desesperación, que el amante que nunca nos falla cuando somos más jóvenes que es la comida, nos abandona transformando el placer de comer en un “quiero y no puedo”, y que tienes que convivir con gente a la que no gustas ni ellos te gustan a ti, pues se comprenderá por qué pido que pensemos bien a quien le estamos haciendo esto. ES tu madre. Es tu padre. Casi siempre hay otras soluciones si queremos de verdad su bien. Elllos no te mandaron a vivir a una guardería cuando eras un niño, si viniste por sorpresa en seguida tuvieron sitio para ti, ¿ por qué ahora les desterramos al peor de los destinos?
Sólo pido que antes de hacerlo veáis ese ambiente, visitéis ese lugar hasta conocerlo. Luego ya depende de lo que la persona esté hecha.De acuerdo, sé que algunos padres no han sido buenos, han sido muy egoistas y se merecen acabar en un sitio así, pero creedme, creo que serán muy pocos, en todo caso yo les pondría unos cuantos meses de condena, pero aqui se trata del resto de tu vida, son en la mayoria de los casos unos buenos padres, unas buenas personas, no son desechos humanos, son los seres que más te han querido y te querrán en la vida, no les pagues así.

Y si…..?

Hoy me he preguntado….¿y si todos tubiéramos dinero suficiente?.

Qué hay de malo?, Total…Si es por los billetes ahora se saca papel hasta sin tener que talar árboles.” Ah, claro”, me digo, “con la economía saneada no habría suficientes alimentos y demás para surtir a un mundo entero”. Asi que algunos tienen que aguantarse y consumir poco. Ya se sabe, los recursos son limitados. A nivel del planeta no sería un mundo sostenible, si ahora ya no lo es….Y además, si todos tubiéramos poder adquisitivo en el mundo moderno, ¿qué iba a ser de los ricos?. Tiene que haber pobres para que haya ricos. Ahhhh, claro, claro….comprendo.

Por otra parte…..hay otra solución. Que seamos menos.

Menos pero todos iguales. Todos con pasta suficiente para aprovechar dignamente la vida y todo de lo que gozamos los paises “ricos”. No agotaríamos las provisiones del planeta y viviríamos todos más o menos igual de bien. Ahora que para esto habría que empezar por bajar unos dos mil millones de personas. Fácil. Se acuerda mundialmente no tener más de uno o quizá dos hijos en casos particulares y en una generación ya estamos el aforo apropiado. Porque ahora somos el “Madrid Arenas” eh. Luego máximo 3 hijos y ya no se deja que crezca el numero de almas alrededor del sol.

Los ricos siempre encontrarán la manera de tener más pero me temo que eso es irremediable, el egoismo humano y todo eso.

Y qué?, nos ponemos manos a la obra?.

 
 

Curiosas censuras

El otro día zapeando me quedé viendo un rato un reality extranjero “Aventura en pelotas”, en la cadena Discovery. Me chocó aunque ya sabía que aquí han hecho “Adan y Eva” que debe ser parecido. Pero lo que realmente me hizo gracia es que difuminaran las zonas pudendas de la parte delantera de la pareja nudista. Culos sí. Pechos y sexos no. Pixelado al canto. Me dije: “¿qué sentido tiene censurar estas partes cuando la particularidad del reality es precisamente ésta?”

Bueno pues a mediodía estoy viendo “Espejo público” y retransmiten unas instantáneas de los terroristas del atentado de Túnez en la que se ven a dos de ellos en el suelo abatidos a tiros. Nítidamente. Con sangre incluída. Esto no lo deben ver digno de pixelar.

Lo del concurso supongo que se trata de censurar imágenes que pueden herir la sensibilidad del público. Lo otro no. Lo otro no hiere ni causa ningún tipo de, llamémosle, herida, desagrado, dolor o simplente incomodidad, escoja el lector lo que prefiera. ¡¡CÁGATE LORITO!!

Reflexionando sobre tan curiosa paradoja y al cabo de estar un tiempo profundizando en ella, convení que parte de la culpa seguramente la tiene la religion, sobre todo la católica que tan buen legado moral nos dejó. Lo hizo hasta el punto de considerar más pecado el sexo que el asesinato. Y si no, ¿por qué no condenan las guerras y sí la jodienda?. Siempre la jodienda….

Bueno, ya he dicho que “en parte”. La otra parte puede ser la pudorosa. La del buen gusto. Pero ahí la cosa chirría todavía más porque a ver qué tiene peor gusto. Para mí claramente las imágenes de los terroristas. Lo otro no es más que piel humana y no hecha picadillo como en este caso.

bendita rutina

Yo me pregunto, ¿por qué tiene tan mala fama la rutina?. ¿Hay mejor cosa que pasar esta vida navegando apaciblemente en las aguas tranquilas de la rutina?

Nos referimos a ella con desprecio, con aprensión, como a un monstruo que nos espera agazapado en un recodo de nuestro camino y al que hay que evitar a toda cosa porque entonces parece que has renunciado a la vida,  o ella a ti.

Yo creo que todo es un malentendido. Llamamos rutina a lo que deberíamos llamar aburrimiento. O bien hay dos clases de rutina: la aburrida y la de calidad, o sea, la buena.

Si en tu día a día haces las mismas cosas, eso, aunque sea rutina, no tiene por qué ser aburrida. Sí, haces siempre las mismas, pero las mismas que te gustan. O bien las que sobrellevas bien, las que te permiten hacer otros dias cosas más excepcionales, por ejemplo el trabajo, que es una rutina que a poco que te guste ya te da el dinero para esas cosas más extraordinarias.  Pero bueno, lo mejor es que tu dia a dia transcurra feliz aunque sea feliz con minúscula. Entonces genial. Eso sí, hay que currárselo. Hay que currarse la rutina de calidad. O sea, fabricarse una vida rutinaria de lujo. Por ejemplo procurar tener tus ratos libres de ocio y hacer cosas que te gusten todos los dias. Si te gustan, ¿qué mas da que las hagas todos los dias?,  me seguís?. Pues eso.

Bendita rutina que nos hace tener seguridad en la vida. Bendito sillón o sofá que te espera al venir de trabajar. Bendito rato de ver tu programa de la tarde o de la noche favorito. Bendito ese juego de mesa después de cenar y benditos todos los etcéteras que se pueden poner aquí.

No quiero desgastes emocionales ni quiero toboganes ni montañas rusas de los que apearme al final de mi vida. Me basta con algo menos movidito, me basta con mi querida rutina.

De otra “pasta”

Y hablando de pastas, de “pasta de boniato” se deben de quedar los turistas cuando empiezan a ver de qué va eso de ser español.

Y podría hablar de muchas de esas características que tenemos pero hoy lo voy a hacer de los horarios tan “compatibles” con el curro que nos gastamos por aquí, jejeje.

Porque vamos a ver…..¿se puede rendir como es debido acostándose a las 12 y levantándose a las 6 ?…y eso si te duermes nada más acostarse que no es lo común…

Los guiris ven estas costumbres y flipan: “…y estos cuando duermen?” No van a flipar…! Encima ellos trabajan de 9 a 5, nosotros empezamos a currar a las 8.

Ser españolito alegre y marchoso está muy bien y yo soy la primera que reconoce que somos “lo maxx”, que nuestra calidad de vida y costumbres son de auténtico disfrute de la vida (o lo eran) pero podemos ser un poco menos vitalistas y hacer más por nuestro cuerpo, que el pobre también tiene derecho a recargarse con las horas debidas de sueño.

No se trata de cenar a las 6 de la tarde como nuestros visitantes, ni irse a la cama a las 9 pero en el punto medio está la virtud. Se trata de cenar un poco antes y que la hora de fichar sean las 9 y no las 8. No sé por qué Sanidad nos permite este tren de vida la verdad…Bueno, quien dice Sanidad dice el gobierno. Porque  no es normal que nos pongan las pelis de la noche a las 10 o a las 11, ¡HOMBRE POR DIOSSSS!, dadnos la paz una hora antes por favor.

Y luego dicen que no rendimos, que somos vagos…No es que lo seamos, es que no tenemos cuerpo de jota tras dormir una media de 6 horas, HOMBRE YAAA!!.  Que nos lo pongan más fácil, reivindico que las pelis acaben a las 11 como mucho, o lo dicho antes, que empecemos la jornada laboral a las 9. O mejor las dos cosas, ya de pedir…

ojeroso

 

 

 

¿Qué pasa con nosotros?

Es lo que me pregunto cuando casi todo va mal en este pais.

Casi cada dia nos despiertan con una nueva bofetada y aqui no pasa nada. Tragamos, tragamos y volvemos a tragar. Somos unos “derrotaos” que ni siquiera se quejan cuando una y otra vez nos quitan derechos, dinero, sanidad, educacion….Sí, sí sí, la crisis. La dichosa crisis. Pero es que encima tenemos que engullir también como los que no tienen ninguna crisis roban por doquier. Roban a manos llenas y ni siquiera pagan en carcel por ello. Aquí sólo está enchironao el Bárcenas que por cierto le deben de tener como en un “todo incluido” caribeño, o sea, todo tranquilidad y distracciones sin salir del hotel.

¿ÓMO ES QUE NO NOS TIRAMOS A LA CALLE????CÓMO ES QUE NI SIQUIERA NOS PERMITIMOS NUESTRO DERECHO A LA PATALETA???. No se sabe. Aqui no pasa nada. Debe ser una bien trabajada comedura de coco realizada a base de años de mantenernos entretenidos pero semidormidos escuchando de fondo “en estos momentos es cuando más se hace necesario  mantener la calma….y bla bla bla”.

Qué pasa con  la juventud?? Esa que era la que se movía en revoluciones y disturbios para dar guerra y que por lo menos supieran que no nos callamos?. No tá. Está educada en el confort. Está muy educada. A lo mejor se le han pedido muy pocos esfuerzos y les da pereza hacer ahora cualquier acción que les suponga un sacrificio. Además han perdido la fe en sus actos. Creen que no servirá para nada. Aquellos “indignados” de hace un par de años, en vez de coger fuerza y número al recrudecerse la crisis, se han convertido en “resignados” . Ni una triste barricada, ni un humilde petardo.

Y podríamos hacer tanto….!. Ya ni siquiera nos hace falta la violencia, que por otra parte y digan lo que nos digan, está justificada en casos extremos. Desde que existe internet el poder está en el pueblo. Está en la mayoría. Está ahí. Sólo tenemos que acabar de creérnoslo. Solo tenemos que ponernos de acuerdo para joderlos en lo que queramos y ya está. Pero aqui no pasa nada.  Todo está en silencio. El pueblo, por fin, está domado.

Qué peligro tenemos!

Ya me habéis leido sobre el ecologismo en otras ocasiones, ahora intentaré hacer una reflexión sobre por qué el ser humano es el más peligroso para este planeta.

Como ya dije, somos un error de la naturaleza, su error más garrafal. No estaba pensado que alguno de sus hijos se le pasase de listo. Eso le ha ocurrido con la raza humana, se ha pasado de lista y como todos los locos puede arremeter contra sus propios padres. Claro que nosotros no estamos locos. Estamos desesperados.

O lo que es lo mismo, nosotros sabemos que no tenemos futuro. Que moriremos más pronto que tarde. Que no seremos nada. NADA. Palabra horrible si piensa uno mucho en ella. No solemos hacerlo porque entonces sí que nos volveríamos locos.

Y es que ya no se cree tanto en el Más Allá, cuanto más aprendemos más dudamos de que exista así que la vida eterna es ahora más cuestionada que nunca.

Pero aunque no pensemos en ella, en esa nada, en esa muerte, es un hecho cierto que nos va a ocurrir. Ya podemos vivir como nos toque, bien, mal….que eso siempre llegará: el fin de todo.

Nadie está preparado para eso. Tampoco nosotros teníamos que haber llegado a ser tan listos como para saberlo. No estaba programado. Ha sido un fallo, un accidente, una serie increible de coincidencias que nos ha hecho ser los más felices y a la vez los más desgraciados y desesperanzados de la naturaleza.

Supongo que ya sabéis por donde van los tiros. Alguien que no tiene nada que perder se vuelve peligroso.  Se vuelve devoto del “Carpe diem”. Y se vuelve sobre todo, egoista. Muy egoista. Y ciego. Muy ciego. Ciego a mirar en el futuro, en los demás. 

Nos envuelve una inercia colectiva, la que nos lleva sin freno a gozar de todo lo que han puesto a nuestro alcance, sin importar el precio que paguen nuestras generaciones futuras. Miramos por nosotros y como mucho por nuestros hijos, nada más.

Si no, no se explica lo que estamos haciendo con el planeta. Debe ser la histeria de la desesperación, de saber lo que no deberíamos haber sabido nunca: nuestro propio fin.

 

INDEPENDENCIAS

Bueno, ya me conocéis, soy vasca pero lo que no entiendo es que se justifique la independencia de Euskadi y Cataluña alegando motivos históricos. De verdad no lo entiendo. Lo que importa es el AQUI Y AHORA. A qué viene y qué interesa si por motivos soberanistas o lo que sea hay que volver a ser independientes? Veamos las cosas con ojos nuevos, como a mi me gusta hacer. Lo que importa es el presente y las razones prácticas y ventajosas que hubiera para la independencia si se instalase. Y punto pelota. No hay que disfrazar lo que quiere nuestro corazón (o nuestro orgullo) con argumentos tan inútiles como que “tenemos derecho histórico”. De ser así las cosas serían como hace un millón de años, simplemente porque se hizo una injusticia en aquella era. El pasado es el pasado, lo que importa es el presente y lo que queremos. Sin más.

Somos perfectos

Y así es. Al menos para la naturaleza.

Somos nosotros los que hemos inventado eso de ser mas alto, mas guapo, mas listo, máss….

Todos valemos para ella.  Para ella somos un triunfo, somos perfectos,  si hemos nacido con cabeza, hombros  y extremidades. Somos nosotros los que nos empeñamos en desmerecernos, en acomplejarnos, en compararnos.

Por mucho que a nosotros nos parezca que es imposible que nuestro jefe sea normal, lo cierto es que….también es perfecto, ooohh!. Y también el vecino del quinto, ese que no da signos de inteligencia en la junta de la comunidad.  Y la pobre chica de en frente que a su fea figura se le suma una cara nada agraciada y con acné.

Para nuestra madre naturaleza sus hijos no tienen un pero. Amor de madre quizá. Eso o que no cree indispensable para que crecazmos y nos multipliquemos otra cosa más de la que nos da: un cerebro para mantenernos con vida, unos órganos, unos brazos y unas piernas, unos ojos,  nariz, boca y orejas. Ella se relame de gusto cada vez que ve nacer a uno de sus hijos, debe pensar “otro triunfo de la menda” y nosotros vamos, y a medida que crecemos nos cargamos de complejos y tonterías.

Cada uno de nosotros tenemos un tesoro: un cuerpo perfecto. Digáselo si no a alguien que le falte alguna o varias de las cosas que arriba enumero. Realmente ellos darían un montón de miles de euros o quizá millones si pudieran por una de esas cosas. Por eso mismo digo que somos un tesoro. Y encima sabemos vivir dignamente si alguna parte importante nos falla, seguimos siendo un tesoro porque el ser humano tiene eso, el poder de adaptación que nos ha valido ser lo más de lo máss…

Ya sé, ya sé que algunos me diréis que también los animales escogen a los congéneres más perfectos y vistosos para aparearse y por eso creo natural cierta predisposición a elegir lo mejor,  pero nosotros como animales más inteligentes sabemos que lo mejor para quedarnos con una pareja y permanecer con ella es un conjunto de cualidades en las que a veces poco tiene que ver el físico.  Los animales desechan a los imperfectos, a los débiles, nosotros a todos los que creemos o cree la sociedad que no son el icono de lo que se lleva.

En fin, pensemos más en la suerte que tenemos, demos gracias a Dios y centrémonos en lo que es “realmente”  la perfecciòn.

« Older entries