Qué importa saber lo que es la línea recta si no se sabe lo que es la rectitud. SÉNECA

Yo es una palabra bien pequeña para contener nuestro egoismo que es muy grande.

La genialidad es un 10% de inspiración y un 90% de transpiración.

El libro que no soporta dos lecturas, no merece ninguna. JOSE LUIS MARTÍN DESCALZO

La felicidad y el arco iris aparecen siempre sobre las casas ajenas.

Si no pudieran contar sus enfermedades hay muchos que no estarían enfermos.  SANTIAGO RUSIÑOL

Uno debería estar siempre enamorado, por eso nunca deberíamos casarnos.  OSCAR WILDE

Nunca he tenido una tristeza que una hora de lectura no consiguiera disipar.  MONTESQUIEU

Uno se casa con una mujer y un buen día se da cuenta de que es el marido de otra.

Educación es lo que sobrevive cuando se olvida lo que se ha aprendido.

Los libros tienen su orgullo, cuando se prestan, no vuelven nunca.

¡Quién fuera de oro puro!, dijo un pimiento maduro, y es que como todo necio, confunde el valor con precio.

Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy la mejor. MAE WEST

En la hora espacial tardaremos dos horas en dar la vuelta a la Tierra, una de vuelo y otra para llegar al aeropuerto.

Todas las generalizaciones son injustas, inclusa ésta.

Dos cosas me asombran del ser humano: la humanidad de las bestias y la bestialidad de los hombres.

Cuando la necesidad entra en una casa, el amor sale por la ventana.

La única diferencia entre los matrimonios por amor y los de conveniencia es que éstos últimos sí saben que es una farsa.

No le cuentes tus penas a los amigos, ¡que les divierta su padre!. VIZCAÍNO CASAS.


Bookmark and Share

Es fácil ser sincero cuando no se va a decir toda la verdad.

No discutas nunca comiendo, te ganará el que tenga menos apetito.

La crítica es como el humo, se disipa pronto pero ennegrece todo lo que toca.

Pidamos contradecir sin obstinanción y ser contradecidos sin irritación.

El que no tiene opinión propia siempre contradice la de los demás.

Es preferible callar y parecer necio que hablar y despejar toda duda de ello.

Quien habla todo lo que le place, ha de escuchar todo lo que no le place.

Quien habla mucho dice poco.

Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa.