Curiosas censuras

El otro día zapeando me quedé viendo un rato un reality extranjero “Aventura en pelotas”, en la cadena Discovery. Me chocó aunque ya sabía que aquí han hecho “Adan y Eva” que debe ser parecido. Pero lo que realmente me hizo gracia es que difuminaran las zonas pudendas de la parte delantera de la pareja nudista. Culos sí. Pechos y sexos no. Pixelado al canto. Me dije: “¿qué sentido tiene censurar estas partes cuando la particularidad del reality es precisamente ésta?”

Bueno pues a mediodía estoy viendo “Espejo público” y retransmiten unas instantáneas de los terroristas del atentado de Túnez en la que se ven a dos de ellos en el suelo abatidos a tiros. Nítidamente. Con sangre incluída. Esto no lo deben ver digno de pixelar.

Lo del concurso supongo que se trata de censurar imágenes que pueden herir la sensibilidad del público. Lo otro no. Lo otro no hiere ni causa ningún tipo de, llamémosle, herida, desagrado, dolor o simplente incomodidad, escoja el lector lo que prefiera. ¡¡CÁGATE LORITO!!

Reflexionando sobre tan curiosa paradoja y al cabo de estar un tiempo profundizando en ella, convení que parte de la culpa seguramente la tiene la religion, sobre todo la católica que tan buen legado moral nos dejó. Lo hizo hasta el punto de considerar más pecado el sexo que el asesinato. Y si no, ¿por qué no condenan las guerras y sí la jodienda?. Siempre la jodienda….

Bueno, ya he dicho que “en parte”. La otra parte puede ser la pudorosa. La del buen gusto. Pero ahí la cosa chirría todavía más porque a ver qué tiene peor gusto. Para mí claramente las imágenes de los terroristas. Lo otro no es más que piel humana y no hecha picadillo como en este caso.