La infanta pasmada

Por fin la infanta de España
se decidió a declarar
y en vez de contar patrañas
sus faltas dijo ignorar.

Del coche bajó sonriente
y semblante relajado,
“por la rampa no he bajado
y que se joda la gente”.

–Que si soy una granuja?
— sólo soy una maruja.
–Que si era mucho el dinero?
–yo le creía sincero
–Y no vió lo que firmaba?
–sólo estaba enamorada.

–Perdone infanta el mosqueo
pero yo no me lo creo.
–Ay qué miedo me está entrando
sepa Vd. que estoy temblando,
basta ya de pantomimas!!
que aunque Vd. mucho se esfuerce
los dos sabemos qué opina
el que de todos es jefe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: