Trabajar dentro, fuera y en medio

Hoy es 8 de marzo, sí, el “Día de la mujer trabajadora”, o “De la mujer”,  que queda más solidario con el trabajo doméstico que se realiza en la propia casa.

Supongo que habrá que seguir celebrando este día para reivindicar los derechos igualitarios que todavía se nos niegan a la mayoría de las mujeres.

¿Qué pasará cuando trabajen tanto los hombres como las mujeres? O sea, cuando ellos trabajen dentro y fuera de casa?. ¿Se pondrá el “Día de la persona trabajadora?, ¿nos anexionaremos al “Día del Trabajador”?.

Yo voto por fuxionar todos estos días junto con el “Dia de la Madre” y el “Dia del padre” en un único día: el “Día del Progenitor Trabajador”. Me explico:

Trabajar en la casa es ingrato, es aburrido, es desagradecido. Trabajar fuera de casa es duro, es estar en la selva, defenderse, luchar por la comida, aguantar a otros simios que te ponen zancadillas y soportar a un jefe muchas veces exigente e insensible. Trabajar en casa y fuera de ella es agotador y muy sacrificado. Pero trabajar dentro, fuera y con hijos es lo verdaderamente difícil. Sólo los grandes superheroes lo hacen. Sólo ellos tienen ese poder. Porque es una tarea titánica, no me digáis que no.

Trabajar tanto y educar a la vez es un esfuerzo extenuante. Significa que durante unos años vas a estar jodido. Que te vas a tener que olvidar de VIVIR con mayúsculas y pasar a otra dimensión: la de vivir para otros  . O la de medio vivir.  Aunque quizá es cuando vas a estar más vivo que nunca. Según se mire y según sea el disfrute paternal.

Esa tarea de titanes la hacemos por ahora las mujeres. Ya no es trabajar dentro y fuera,  es trabajar dentro, fuera y en medio. POrque seguro que estando trabajando dentro o fuera de casa estás educando, estás pensando en qué hará el hijo mientras tus compis o tu jefe te dan más mas trabajo en tu curro. Pensando en recogerle, en llevarle a tal actividad, en adelantar trabajo quizá para el dia siguiente que tienes que llevarle al médico. Con los hijos ya no está delimitada la línea de separación “dentro-fuera”, tu papel de madre está en todos los sitios:  en tu casa, en tu empleo, en tus idas y venidas del trabajo donde te paras para recogerle, para ir a esas reuniones escolares etc.

¡¡BIEN POR TODAS NOSOTRAS!!. Bien por la gran capacidad de sacrificio que tenemos nosotras, las mujeres. Sólo tenemos un defecto: que no nos lo creemos. Que incluso algunas piensan que “las mujeres somos muy malas”. Otras que somos muy envidiosas, desleales, criticonas, quisquillosas….

Si lo somos, y digo “si…”, es porque tenemos esa capacidad de amar, de apasionarnos, de empuje, de sensibilidad que nos hace ser más viscerales que los hombres. ¿Será que nos pasamos y ellos no llegan?, ¿será que necesitamos ser complementarios?. Vale, de acuerdo, pero por favor NADIE es peor que nadie, ningún sexo es más malo, más noble que otro. Son caras de la misma moneda, opuestas pero necesarias para que la moneda tenga valor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: