Creer o no creer, he ahí la cuestión

El gran dilema, la gran encrucijada. Lo que más nos interesa al ser humano: ¿Perviviremos después de la muerte?. O sea, ¿habrá un Dios?. O quizá como me sorprendió una amiga hace poco, puede existir lo uno sin lo otro?, eso nunca se me había ocurrido, ¡¡jaté!!.

Teniendo en cuenta que yo creo que tan absurdo es creer sin dudas a no creer en absoluto, porque yo creo que eso es imposible, que siempre se tiene alguna duda, paso a desmenuzar el asunto según yo lo veo.

Las claves para la fe las veo muy a menudo en gente que ha mamado la fe en su casa. Los que no la tienen pecan quizá de simplificar el asunto. Ambos creo que no han reflexionado demasiado la cuestión.

Sólo se enfocar y enjuiciar esto desde el prisma de la objetividad. Limpiando de polvo y paja el tema. Esto quiere decir que tengo que deshacerme de mi educación religiosa, de la cultura católica, de mi herencia, de mis prejuicios y SOBRE TODO  de mis miedos.

Porque yo creo que es un conjunto de todo esto lo que nos impide mirar con los ojos bien abiertos.

Toda la información que he tenido de niña me arrastra a creer. Toda la que he tenido de mayor, a no creer, también a dudar. ASique en conjunto no tengo ni puñetera idea de si voy a pervivir en el tiempo o si existe algo superior llamémosle Dios, el Sumo Extraterrestre, la Divida Energía o lo que se quiera.

Esto es lo que tenemos:

Parece probado que la Tierra y sus animales se hicieron por una parte por casualidad y por otra por obra de muchisimos años.

Eso es así, pero por otro lado se puede pensar que Dios no habita en el planeta Tierra y que lo mandó desde su sede interplanetaria. O sea podría ser un plan maestro de El. Lo digo porque cuando se piensa en la inmensidad del espacio no tiene sentido que todo esté ahí porque sí. La mente nos dice que algo tiene que haber, que todo eso está creado con algún motivo, que no se sabe que coño hacen ahí tantos mundos dando vueltas sobre sí mismos. Es que es todo demasiado grande para que sea debido al azar. Por otra parte como la mayoría no tienen vida también nos hacemos la pregunta de que para qué tanta materia inutil no?. Bueno, podría ser para algo, yo me lio cuando pienso en estas cosas.Pero pongamos los pies en la Tierra, nunca mejor dicho jejeje…

Si los seres vivos, viven para siempre, ¿a donde van?. POrque no vamos a ser sólo los humanos los que tengamos otra vida. Porque si fuera así….¿en qué eslabón del mono al hombre tenemos nosotros vida Mas Allá?. Asique supongo que lo que nos pase a nosotros les pasa a todos los animales.

Pongámonos en la Edad de piedra. ¿Qué explicacion dieron al sol, a las estrellas, al viento, al fuego, etc?. No son cosas alcanzables, no las podían comprender asique para ellos eran dioses. Lo que el hombre no ha podido comprender lo ha llamado Dios.

Después el hombre primitivo vio que era terriblemente vulnerable, que estaba muy sólo, que no tenía esperanzas más allá de vivir pocos años y de ahí vino el miedo. El miedo a no ser más que una cosa perecedera. Terrorífico.  Asique se encomendó a sus dioses para que cuidaran de ellos en vida y para ir con ellos despues de la muerte. Quizá  sin esa esperanza el ser humano no hubiera podido sobrevivir, quien lo sabe.

Volvamos ahora a nuestra era….

EStas creencias han sobrevivido hasta nuestros días porque hasta hace muy poco no había practicamente ciencia. La ciencia ha dado otra explicacion y no sólo a lo que se creía que eran los dioses sino a por qué hemos tenido que crear otros.

Casi todas las religiones que ha habido han tenido como fin consolarnos, darnos resignación y dotarnos de esperanza en seguir viviendo después de esta vida. POrque el miedo no ha desaparecido claro, ¿quien se atreve a no creer?, es mucho mejor hacer caso a los que dicen que sí creen, al fin y al cabo hay celebridades entre ellos.

Mi manera de ver las religiones es que toda son sectas. Unas lucrativas y otras no. Unas con malas intenciones y otras con las mejores. Pero todas ellas tienen como objetivo el que tú creas lo que dicen. Claro que no son muy eficaces si no se maman. En  la niñez está el secreto. Cuando el cerebro es joven e influenciable. Y ya no digamos cuando tienen siglos y siglos de vigencia. Entonces es un éxito rotundo, casi está en tus genes. Los primeros que lo creen son tus maestros, tus padres etc, ¿cómo no va a marcar tu vida?.

Entonces los cuentos que sin tener todo ese bagaje detrás, te lo cuentan de mayor y alucinas, los crees sin ningún pudor. Es curioso pero nos sorprendemos de otras religiones por lo raras y absurdas que nos parecen y en realidad tienen los mismos cimientos. El hecho de creer cosas que no nos ha demostrado nadie. Creer cosas increibles, cuentos asombrosos.

Yo nunca podré fiarme de alguien que diga tener fe y haya sido criado en esa fe. Para mi es una persona que está abducida desde pequeñita. No le han dado la oportunidad de pensar por sí misma.

Y adentrémonos en el mundo de lo probable.

Y digo probable, no comprobado.

POrque aquí las personas que tienen fe siempre dirán que lo han sentido así toda la vida. Que lo han experimentado, que han tenido pruebas.

No son pruebas, son probabilidades, que no es lo mismo ni mucho menos.

Todos sufrimos grandes cataclismos durante nuestra vida. Bueno, y pequeños. Porque cuando somos niños los pequeños nos parecen grandes. Es entonces cuando probamos nuestras alas y empezamos a encomendarnos a los dioses de nuestros padres. Bueno, a Dios en nuestra cultura.

Y es que si mediríamos todo por el rasero de la estadística….Pues desenmascaríamos lo que nosotros hemos creído como una prueba del Cielo y lo que no ha sido más que una eventualidad, una coincidencia o como mucho una probabilidad.

Todos hemos pedido a Dios, todos hemos ansiado su respuesta, todos hemos dado las gracias mil veces por habernos sabido ayudados.

La cuestión es que unas veces nos ha funcionado y otras no. Exactamente igual que si no hubiéramos pedido nada a Dios. Lo que pasa es que como queremos creer, cuando ha funcionado, sobre todo si era un asunto gordo, se lo hemos achacado a la ayuda de Dios y ha reforzado nuestra fe.

Lo mismo digo del destino y todo eso…..Pura estadística. Pasan cosas extraordinarias en la vida porque eso es la vida y a veces les pasa a unos y otras veces a otros. A los que les pasan estas cosas inusuales siempre se dirá que era su destino, no se tiene en cuenta que matemáticamente hablando tenía que pasar. Que lo que tomamos como “era su destino”, no ha sido más que ciencia exacta.

A estas alturas del mitin el creyente siempre dirá que “digan lo que digan yo tengo a Dios en mi alma, lo noto, y que eso no se puede explicar pero existir existe”

Efectivamente es inútil tratar de que los creyentes admitan estar equivocados. Estan totalmente seguros, ciegamente seguros. Lo sienten así. Pero yo creo que esa seguridad precisamente es lo más sospechoso. Porque denota una alineación total respecto a sus creencias. Una persona normal (en este aspecto) duda. Ya lo dice la cita: “si eres humano, dudas”.

Las palabras con las que defienden su postura son las que han oído mil veces a sus maestros. Las que se han demostrado más efectivas para su causa.Lo de que el aire no se ve pero está ahí lo he oído yo a mis cataquistas. Lo de que solo Dios ha podido crear algo comno la naturaleza., lo de que hay que tener fe para salvarse. Que yo creo que lo que hay que hacer es ser buena persona y punto.

Luego están las informaciones de las que no vemos explicación: los fantasmas, los videntes, las ciencias ocultas, el tunel despues de la muerte….

Pero todo está muy difuso porque se puede deber a causas científicas. Por ejemplo el tunel ese que ven algunos que han tenido una E.P.M. unos dicen que es por la dopamina, una droga que segrega nuestro cuerpo en momentos de mucho estrés y que nos consuela en el momento dramático de la muerte y otros dicen que si es una ilusión post-morten de la retina.

Y repito que no tengo ni puñetera idea de si existe Dios u otras vidas o el Mas Allá. Pero es que creo que esa es la posición  sana. No tenemos pruebas asique lo lógico es, como poco, dudar.

Termino diciendo que nadie más que yo desea pervivir, de ahí todo lo que he reflexionado sobre el tema, tengo un interés muy personal en él jejeje.Cada vez que oigo noticias sobre fantasmas, sobre cosas sobrenaturales, hecho inexplicables etc, para mi son noticias maravillosas, una posiblidad a favor de mis anhelos pero no por ello me engaño a mi misma, no está en mis genes, siempre voy más allá, una lástima porque como dice una de mis frases favoritas: “la felicidad consiste casi siempre en engañarse a uno mismo”.