El destape

No dejan de salir casos de abusos sexuales clericales. No ha mucho creía que se trataban de casos aislados y que tampoco era justo que la gente se quedara con estos casos minoritarios y lo pagara la Iglesia entera.

Pues a día de hoy, no estoy tan segura de que se trate de casos minoritarios. Están apareciendo a la velocidad de la luz y al paso que vamos lo extraño va a ser que el sacerdote se conforme con su “manuela”.

Estos días otra orden religiosa ha sido denunciada públicamente, la de los Legionarios de Cristo, o algo así. Y van unas cuantas. Si es que es lo que siempre hemos creído, que la naturaleza no se puede sofocar bajo los hábitos de ningún tipo. Creo que esto servirá para que la Iglesia se de cuenta de una vez por todas de lo absurdo que es luchar contra los instintos. Intuyo un cambio radical de aquí a medio plazo. O eso, o se van a quedar más solos que la una.Creo que la Iglesia se enfrenta a la crisis más grave de su historia y que si antes prevalecían sus creencias en la castidad de sus predicadores, ahora no tendrán más remedio que revisarlas. Eso, y rezar para que todo quede en una reforma extraordinaria y no en su apocalipsis. Lo digo porque si pensamos en todo lo que se está diciendo y demostrando…Cosas como que el anterior Papa encubrió a muchos de estos sacerdotes. Cosas como que el actual estaba enterado hace decenios de lo que pasaba puesto que ocupaba un puesto destinado a gestionar estos asuntos entre otros. Cosas como que estos hechos siguen pasando y se siguen tapando en lo que se puede, obrando sólo en los casos más graves que trascienden a la opinión pública.

La policía secreta del Vaticano es una de las más eficaces del mundo, nada se escapa a su escrutinio y no quepa duda de que el Papa ha sabido desde siempre todo lo que sucedía. Ahora nuestro Santo Padre no tiene más remedio que denunciar las “faltas” más evidentes puesto que la cosa es tan grave que están cayendo hasta diócesis.

Lo grave de todo el asunto es que se haya abusado de niños, puesto que ahora ya se sabe que las prácticas  homosexuales y lésbicas en los recintos cerrados de un solo sexo deben ser más numerosas que las amantes de Pepe Navarro. Y yo me pregunto: ¿por qué no se van de incógnito a un puticlub?, digo yo que será mejor que descargar sus pasiones con los pobres niños no?, ¿o es que se vuelven directamente pederastas?

Pues eso, que se estan destapando unas cosas que sacuden los cimientos de Lo Mas Sagrado. Entre las pederastias, las monjas que se lo montan con otras monjas, los casos de homosexualidad etc, está la cosa muy jodida, con perdón, aunque nunca mejor dicho. :-]

https://i1.wp.com/spa.fotolog.com/photo/58/6/50/bueeno2/1221095534886_f.jpg

Anuncios

Ser o no ser

Creo que en Holanda se están pensando  poner el suicidio asistido a partir de los 70 años. Ya tienen la eutonasia, creo que ha sido el primer pais en obtenerla. Creo que eso está bien, en cuanto a lo del suicidio, no es ese el tema que quería tratar sino que me ha dado por preguntarme cuándo una persona deja de ser uno mismo. Como veis no es exactamente igual.

En la vejez…

¿algunas personas mueren siendo otras?,

¿nacen una y se convierten en otra?,

¿siempre somos los mismos pero con matices?,

¿sólo las enfermedades de la mente borran lo que se ha sido?

¿sigue siendo tu padre o tu madre el que tiene alzheimer?,¿sigue siendo la misma la misma persona?

Teniendo en cuenta que cambiamos todas las células del cuerpo humano en 7 años……fisicamente está claro que no somos los mismos pero… ¿eso atañe tambien a la mente, a lo que somos?.

Bueno, voy a quedarme con que sólo las enfermedades mentales nos hacen perder a nuestro yo. Eso,  y el tiempo impío que hace que nos hagamos mayores y se nos obnuvile la mente. Qué lastima que no haya una lápida que diga tal día murió y se llore  a este ser no a ese otro en que se ha convertido.

¿Por qué es tan ingrata la vejez?, cada vez que nos hacemos mayores y nos queda menos de vida, en vez de gozar lo poco que nos queda, nos encontramos llenos de dolores y cambiamos tanto que ya no nos reconocen ni nuestros propios hijos. Ni siquiera tenemos la oportunidad de decirles adios antes de convertirnos en lo que no queremos. Tenia que haber una ceremonia a los 80 años en la que tendríamos la oportunidad de decir adios a nuestros seres queridos. De decirles “recordadme así porque seguramente  ya no seré el mismo,  asique como yo no podré hacer nada,  no me considereis vuestra madre o padre y no me recordéis así,  esta persona soy yo y al ser en el que me convertiré sólo le debéis, si acaso,  el tratar de que no sufra mucho.

Sólo vuelvo a la referencia del suicidio asistido para pensar que tampoco está tan mal que alguien que no quiere convertirse en un despojo de la vida, decida que se la quiten antes. Pero claro, estamos como pa suicidios si todavia no digerimos la eutanasia.